Pasajes Cartográficos
5 piezas de 21,5 x 26 cm
Grafito sobre papel Freelife Vellum, papeles varios, plata, oro de 18k y latón. Sobre madera.
2017

La geografía universal nos enseña a reconocer y a poder dar nombre a la tierra en la que habitamos. Sin embargo, estos mapas, contienen otro tipo de terreno; un terreno blanco.

Distintos papeles de tonalidades de color blanco, cubren el espacio dedicado a la representación cartográfica.
En este terreno, aparentemente vacío, repleto de blanco, solamente en la casilla habitual que nombra al terreno, existe una frase. Ésta es un indicio, como si de un susurro se tratase para aquellos ojos que la observan. Estos rumores hechos palabra, invitan a depositar el lugar donde realmente habitamos.

Y donde habitualmente encontramos el punto referencial de los mapas, tal y como es el meridiano de Greenwich, aquí encontramos otro tipo de puntos referenciales. Meridianos vitales, que aunque irreales, llenos de latidos, y que tal vez sean los puntos verdaderos con los que nos guiamos.

En esta extensión de terreno blanco, se asoman piezas de metal hechas con coronas de reloj, que actúan como planetas, como soles, pues ¿qué es el tiempo sino el motor que alumbra nuestro imaginario del presente?

Bajo estos pasajes cartográficos, se esconde la búsqueda del lugar que habita en nuestra esencia. Y éste no es más que nuestro propio refugio del mundo, que se encuentra en un terreno aparentemente blanco; sin coordenadas, puro, sin espacio, sin tiempo, y sin embargo, lleno de aliento.