En las afueras de las coordenadas
Grafito y pan de plata sobre papel de seda y láminas de antiguos mapas. Soporte de madera. (Conjunto expuesto 141 x 97,5cm, 8 piezas de 33,5 x 25,5cm)
2019

La tierra es una extensión llena de materia que nos orienta y sitúa en el mundo, pero, ¿Qué hay más allá de los continentes?, ¿Dónde habitamos realmente? Con esta serie me cuestiono el verdadero terreno habitado, pues es el propio tiempo el que va dibujando encima del terreno pisado.
La apropiación de mapas antiguos que conforman la tierra, con todos los continentes "creados" por el ser humano, conforman esta serie que deviene un interrogante ante los mapas y lugares establecidos por la humanidad.

Las siete primeras láminas semi-ocultan los continentes, sólo la octava lámina muestra un mapa que va cambiando a través del tiempo, como la propia vida. Ésta última pues, recoge el espacio del tiempo, en el cual se recogen las memorias vividas en un espacio físico, creando así lugares temporales e individuales.

Las 8 láminas se vinculan a través de un dibujo-escrito.


Necesitamos saber la hora en todo momento [...] pero nunca nos preguntamos dónde estamos. Creemos saberlo: estoy en mi casa, en la oficina, en el metro, en la calle. [...] Sin embargo, de vez en cuando deberíamos preguntarnos dónde estamos: hacer balance: no sólo de nuestros estados de ánimo, de la salud, de las ambiciones, de las creencias y de las razones de ser, sino de la posición topográfica, y no tanto en relación con los ejes citados más arriba, sino más bien en relación con un lugar o un ser en que podamos pensar, o en el que nos pondremos a pensar.
Georges Perec, Especies de espacios, Editorial Montesinos, Barcelona, 2003, pág.127