Un lugar como principio
Instalación, dibujo, escritura
2020

Tal vez existe un lugar como principio, en el centro del todo. Un lugar para ser e incluso para habitar.

He trazado un círculo, en el centro del mundo, desde el que cabe una voz que pronuncia mi nombre hasta la ductilidad del tiempo. Desde la ventana, oigo el rumor de las estrellas en la negra noche, y, puedo escuchar y unir los puntos que comprenden las constelaciones de mi memoria. El hogar, significa el centro del mundo, no en un sentido geográfico, sino en un sentido existencial. Las líneas son discontinuas e infinitas, y las conexiones extensas.

Un lugar como principio conforma el imaginario de la memoria y del tiempo, y por tanto de la identidad. Un cosmos ontológico que se encuentra en la intersección del aire fresco y el óxido de la pared.