Trabajo para comprender, para cimentar estrato tras estrato. Proyecto mi trabajo como una suerte de exploración ontológica, desde el imaginario colectivo a los lugares más íntimos y remotos, recorriendo no-lugares habitables que nos construyen.
Pongo el acento en el eco que deja la voz, en el rastro que deja el tiempo, en la dualidad entre óxido y movimiento, y en los espacios que nos proporcionan conocimiento.
Mediante la suma de los fragmentos, busco ese microcosmos, ese principio desde el que construir.